4 cosas que toda mujer con várices debe saber

4 cosas que toda mujer con várices debe saber

Por mala circulación, poco ejercicio o genética, los problemas de las venas son algunas de las enfermedades crónicas más comunes entre las mujeres. Goicoechea te revela los datos básicos a saber para que cuides tus piernas al máximo y las puedas lucir sin problemas.

  1. Las venas varicosas son causadas por válvulas débiles: Las arterias y los capilares llevan sangre rica en oxígeno de su corazón al resto de su cuerpo, mientras que las venas devuelven la sangre al corazón. Las venas en las piernas son las que tienen que trabajar más duro en este proceso ya que bombean contra la gravedad. Las válvulas son unidireccionales, por eso si las mismas son débiles o se dañan, dejan fluir la sangre hacia atrás, creando la protuberancia que se suele notar en las venas varicosas.
  2. La herencia es uno de los mayores factores de riesgo: Existen muchas cosas que inciden en la salud de las piernas: la dieta alimenticia, los minutos de ejercicio que les dedicamos por día, el estrés, el embarazo, la obesidad, pero la genética es una de las más grandes. Por eso es importante si tu mamá o abuela tuvieron várices, prestar especial atención y empezar con los cuidados cuanto antes.
  3. Los cambios en la rutina pueden reducir su formación: Hay muchos factores de riesgo que están fuera de tu control, pero podés hacer tu parte para disminuir la probabilidad de tener várices mediante el mantenimiento de un peso saludable, realizar al menos 30 minutos de ejercicio diario y evitar ropa muy apretada y tacos demasiado altos.
  4. Pueden ser un problema estético, uno de salud o ambos: Los síntomas principales son pesadez, dolor, opresión, cansancio, hinchazón, ardor, entumecimiento, calambres y piernas inquietas. Es clave consultar a un médico si tus venas se hincharon o empeoraron su condición.