¡Que no te alcancen las arañitas!

¡Que no te alcancen las arañitas!

Tus piernas no paran un segundo en todo el día. Corren, caminan, se levantan, agachan y muchas otras cosas en tan sólo 24 horas.

Por eso, es muy común que se resientan y que algunos signos del estrés y el cansancio puedan aparecer reflejándose en su piel.

Las arañitas, una afección comúnmente denominada como telangiectasias, son roturas de los capilares vasculares dilatados que se encuentran exactamente debajo de la epidermis.

Debido a su cercanía con la superficie de la piel de las piernas, este problema estético puede registrarse a simple vista. Las arañitas pueden aparecen en cualquier parte del cuerpo aunque las zonas más afectadas suelen ser las piernas.

La causa más común de la aparición de las arañitas en las piernas es el aumento en la presión de las venas que afecta directamente los pequeños vasos vasculares.

Asimismo, este padecimiento puede deberse a un embarazo cuando las hormonas aumentan de forma súbita, a permanecer mucho tiempo de pie o sentado o simplemente a una cuestión de herencia genética.

¿Pero cómo combatirlas? Algunos consejos como mantener las piernas en movimiento, levantar las piernas cerca de 20 minutos a 45 grados todos los días, evitar el uso de ropa ajustada y zapatos incómodos, hacer ejercicio físico y evitar el sobrepeso son muy efectivos a la hora de prevenir y desvanecer las arañitas.

Por otro lado, el uso de cremas especialmente formuladas para este tipo de afección da muy buenos resultados. Las cremas Goicoechea con Castaño de Indias, Centella Asiática y Mentol mejora el aspecto de la piel con arañitas, várices y resequedad.

La absorción de sus componentes estimula las fibras musculares de la pared vascular generando un efecto venotónico. Como resultado, las paredes de los vasos sanguíneos se vuelven más resistentes y reactivan la circulación de la sangre desde las piernas hacia el corazón. Así se produce el alivio de los síntomas de la mala circulación como las arañitas, entre otros.