En pie de batalla contra los moretones

En pie de batalla contra los moretones

A veces ni nos damos cuenta y de repente… ¡Un moretón! ¿Cuándo y cómo ocurrió? Es que en muchas oportunidades sólo basta un mínimo golpecito contra una mesa o el roce con una silla para que un hematoma se haga presente.

Los moretones, también conocidos como contusiones, son porciones de la piel donde los vasos sanguíneos fueron alterados.

Cuando los vasos se rompen se produce la filtración de su contenido al tejido que se encuentra por debajo de la epidermis. Esto genera inflamación y cambio en la coloración de la piel.

La principal causa que genera hematomas en cualquier parte del cuerpo son los golpes producto de accidentes, caídas, heridas deportivas y otras lesiones.

Así, los moretones pueden clasificarse en tres tipos: subcutáneo: se encuentra justo debajo de la piel y es el más leve; intramuscular: la rotura se generó dentro del músculo y perióstico: son los más graves ya que se encuentran dentro del hueso.

Sin embargo, una vez efectuado el golpe y ocasionado el moretón, existen algunos consejos para desinflamar la zona y mejorar su apariencia:

  • Aplicá hielo al momento del golpe.
  • Levantá el área lastimada por encima del nivel del corazón; esta práctica estimulará el flujo sanguíneo.
  • Descansá la zona accidentada evitando esfuerzos y levantar peso.
  • Usá cremas formuladas con la flor de árnica y especialmente formuladas para eliminar la coloración de los moretones de la piel como Goicoechea Árnica.