Acroyoga: una práctica única para tus piernas

“El yoga es música. El ritmo del cuerpo, la melodía de la mente y la armonía del alma crea la sinfonía de la vida”. Esta frase de B.K.S Iyengar, uno de los grandes maestros de ¡98 años! da cuenta de la importancia de los que llevan delante esta disciplina.

Una práctica milenaria con la que sus seguidores afirman alcanzar un estado de bienestar único. Sus variantes son ampliamente conocidas: hay tantas ramas diferentes como maestros.

Con el afán de mezclar el yoga, las prácticas propias de la acrobacia y el masaje tailandés, nació el acroyoga, Creada por dos estadounidenses de San Francisco, Jason Nemer y Jenny Sauer-Klein en 2003, es un tipo de yoga que no solamente fortalece la concentración, sino también, los brazos y las piernas.

A primera impresión, pareciera un ejercicio que conlleva mucho estado para comenzar, pero la verdad es que es más accesible de lo que uno piensa. Puede ser practicado por niños, adultos y personas mayores, dejando el peso y la flexibilidad de lado.

Apelando al compartir, ya que se practica de parejas, las bases son el dar, el recibir y claro, el autoconocimiento. Quienes la llevan a cabo afirman que desafía los límites propios y derrota los miedos más profundos.

Al realizar poses junto a otra persona, es clave confiar en el otro, poder soltarse, compartir y disfrutar. Al principio, es importante hablar mucho con el profesor para poder saber tanto tus virtudes como debilidades para poder brindar seguridad y contención en cualquiera de los casos.

¿Sus beneficios? Ayuda a estirar el cuerpo, a elongarlo, a estirar los músculos, a liberar toxinas y estrés. Libera peso y gana movilidad. Y además, moviliza aquellos músculos que no se utilizan comúnmente en la vida diaria como los abdominales, los abductores, los cuádriceps.

A medida que uno va tomando clases, los profesores aseguran que a partir de las ocho, cambian mucho los isquiotibiales también y la estructura del pie. Y lo mejor: le da tenacidad muscular a las piernas.

Para arrancar, no hace falta haber practicado yoga antes. Sí es fundamental ir con ropa al cuerpo y bien cómoda. Es importante también estirar bien como cualquier deporte y estar provisto de una colchoneta.

Este deporte es ideal para realizarlo al aire libre. De hecho, existen clases especiales al amanecer y los días de luna llena. Ahora que sabés cómo empezar y sus virtudes, ¡no queda más que animarse!

Más info: www.acroyoga.org

contanos tu opinión

nombre

E-MAIL (no será publicado)

COMENTARIO

últimas notas

Cuáles son los signos de la mala circulación

4 causas más comunes de la celulitis

Los increíbles beneficios del árnica

Cómo mejorar la flexiblidad de tus piernas

Por qué los ejercicios en el agua mejoran tus piernas

más leídas

Descubrí los beneficios del té verde para tus piernas
Combatí la celulitis rápido: 3 rutinas de ejercicios
Dale pelea a la celulitis
Ejercicios exprés: tu cuerpo en forma en sólo 15 minutos
7 alimentos contra la celulitis
descubrí más productos